Il Luppo (por Sergio Medina)

by , October 9, 2017

En el inmenso  parque

el sol a bajo volumen doraba lentamente un par de muchachas tendidas boca abajo sobre la gramilla, el efecto del horneado se hacia evidente de la cintura para abajo.

Ya estaban casi a punto.

Buscando un punto desde donde observar, divisó cerca un banco para tres, ocupado  solo por una mujer jóven, atalaya desde donde pensaba disimuladamente alimentar sus ávidos ojos.

Sin embargo su propósito inicial se vió desbaratado cuando el destino lo involucró en prolongado dialogo.

Yo                                                                         Ella
Puedo ?                                                               Sin ninguna duda .
Sola ?                                                                  Acaso no se nota ?
Creo que no  fuí muy claro                             Por eso obtuvo esa respuesta
Me refiero a si…. ?                                           Estoy acompañada ?
Eso , eso ……….                                                 Hasta hace unos momentos no.
Y antes que eso ?                                              Depende de cuanto tiempo antes
Digamos un mes                                              Tampoco lo estaba

Y un año atrás…………..                                   Idéntica respuesta .
Entonces debo asumir … ?                             Difícil que acierte .
Déjeme probar                                                 Haga el intento .
Aun lo espera ?                                                Definitivamente
Lo quiso mucho ?                                            Nunca pude saberlo
Volverá pronto ?                                              No, porque nunca se fué
Existió alguna vez ?                                         Por supuesto
Digo fuera de su mente                                   Nunca
Que tal si yo fuera el que usted esta…?       Una nunca sabe .
Le importa si intentamos averiguarlo ?      Para nada .

El sol se puso y ellos seguían animadamente conversando, mientras las otras niñas terminadas de hornearse, listas estaban para cualquier otro lobo desocupado que acertara a pasar por allí.

Sergio Medina