Las dificultades ayudan, por Sergio Medina

by , July 12, 2017

Como las dificultades ayudan a refinar el arte de improvisar.

Leyes y reglamentaciones, por cierto que tienen un propósito, pero cuando interfieren con el sentido común,
hay que buscarles la vuelta, para que no nos arruinen la vida.

Hace muchos años mi amigo viajó a su país natal con escasas, tres semanas de estadía, era época de elecciones, y la emisión del voto obligatoria.

En la superficie parecía no haber complicaciones para cumplir con el requisito, hasta que afloraron los minuciosos y arbitrarios
controles y tentáculos de la burocracia.

Cuando hizo claras sus intenciones de cumplir con su deber ciudadano, comenzaron los problemas.

Veinte años en el extranjero hicieron mella en su ajetreado documento nacional de identidad, quién lo inspeccionó, dijo que no podría votar
y debía gestionar un documento nuevo, pues parte de la escritura del mismo no era legible.

Si lo tradujéramos del castellano al porteño esto significaría , muchos días de ocio y recreación perdidos, socializando y compadeciéndose mutuamente con ciudadanos en idénticas circunstancias, adyacentes en las largas esperas.

El se fue del país por muchas otras razones, entre ellas por la lentitud y la exasperantes exigencias de la burocracia criolla, sabía con certeza lo que le esperaba.

Pero como dijera el Chavo, “no contaban con mi astucia”,ni con lo aprendido en su actual lugar de residencia en otras latitudes.

En inglés hay un refrán que aconseja : ” Don’t get mad , get even ” que rápidamente traducido podría significar, no se enloquezca , trate de pensar
como empatar o minimizar el agravio recibido.

Y esto fué en definitiva lo que terminó haciendo.

Con un monóculo de relojero se dedico a revisar y a evaluar la tarea que tenía por delante,trazo de la escritura , color de la tinta y así fué restaurando con paciencia lo que el tiempo se había llevado.

Los datos personales no constituían para el ningún problema, se los conocía de memoria, nombre, lugar fecha de nacimiento, número de documento.

Creo que ustedes ya se imaginan el final, sin innecesario suspenso.

Logró votar sin contratiempos.

En ningún momento alteró los datos de tan respetable documento, por lo que a su criterio, lo hecho jamás constituyó falsificación de documento público.

En la actualidad esto no resultaría tan fácíl for la alta tecnificación de tan sagrada pieza legal.

No digo que no se pueda hacer, teniendo el conocimiento y los medios adecuados.

Pero es algo que hoy solo pueden hacer los profesionales, y por un alto precio.

Advertisement