Potenciales – escribe Sergio Medina –

by , May 30, 2017

Mi actividad desde hace muchos años giró alrededor del mercado automotor.

Mecánicos, pintores y chapistas,formaron siempre el núcleo de mi clientela y de mis contactos comerciales.

Por razones de cercanía supe visitar con frecuencia el taller de chapa y pintura regenteado por un jóven
paraguayo cuyo nombre ahora me cuesta recordar.

El caso es que pasé a visitarlo y no lo encontré.

Era un día soleado , pregunté por él y desde el fondo de las penumbras del taller – el iris de mis ojos aún no se habían re-acomodado- surgió una voz potente , varonil, muy bien timbrada para sugerir que viniera luego pues el patrón no se encontraba.

Han pasado muchos años pero la impresión que ella me causara aún perdura.

Quienquiera que respondió, no hablaba como todos los mortales, tenía un orquesta en su garganta.

Fué tal la sorpresa de encontrar algo tan inesperado, en un lugar totalmente inusual, que me ví en la obligación de comentárselo.

Ahora no lo tengo claro, pero creo haberle preguntado : Que es lo que estás haciendo aquí ? Vos tendrías que estar detrás de un micrófono, haciéndole justicia a ese talento natural con que has nacido.

A lo cual con escepticismo e incredulidad me respondió:
Que le pasa a usted , me está tomando el pelo, o acaso es hoy el día de los inocentes y yo no me he enterado ?

Obviamente nunca reparó o era consciente del don que la naturaleza le había dado, o quizás nunca nadie se atrevió a decírselo.

Le dí luego seguridades que estaba hablando muy en serio , y que si bien su trabajo estaba ahora lejos de la locución, hacer que le enseñaran otras disciplinas no era imposible, considerando la extraordinaria voz que él tenía.

Nuestras existencias siguieron sus caminos en diferentes continentes, pero al recordar aquella experiencia, me pregunto si habré logrado hacerle pensar seriamente, en lo que con total sinceridad y admiración un día yo le dijera.

No me creen?

Entonces díganme que hizo Eduardo Aliverti para tener la excepcional voz que tiene?

Hasta la próxima

Sergio Medina-Sydney

Poema a la Radio – Eduardo Aliverti –